Durante la competencia su mirada jamás se desvía. La concentración y la estrategia son dos herramientas que siempre lleva consigo. Se trazó una misión que cada vez está más cerca de cumplir.

Entrega Total

Lo que significa el ajedrez en la vida de Leidy Johana Rivera es incalculable. Literalmente, le entregó todo a este deporte y tiene muy claro que lo seguirá haciendo hasta lograr un objetivo que se propuso desde tiempo atrás.

“Quiero masificar el ajedrez en Tuluá. Este deporte me ha dado muchas alegrías, amistades, viajes, experiencias y eso deseo que le ocurra a la gente de mi municipio, en especial a las mujeres”, comenta la vallecaucana, participante de los VII Juegos del Litoral Pacífico.

En Buenaventura ha pasado gran parte del tiempo concentrada en sus rivales y en los tableros donde ejecuta sus mejores movimientos, que le enseñó su padre hace muchos años.

“Empecé a jugar porque mi papá sabía mover las fichas, un día me mostró cómo se hacía y me enamoré del ajedrez”, argumenta la deportista de 24 años de edad, quien además es monitora de esta disciplina y de voleibol.

Toda una Guerrera

Hoy, cuando viste la camiseta de su departamento y llegó a la final de los Juegos tras superar las fases municipales y departamentales, siente estar más cerca de cumplir su misión, pues además hace parte del club de ajedrez Corazón del Valle, donde se ha incrementado el número de practicantes del deporte ciencia, sobre todo en niños entre cinco y diez años de edad.

“Espero que haya más mujeres jugando ajedrez porque es un deporte lindo, de mucha concentración, estrategia y paciencia”, dice Leidy, quien con sus estudios en entrenamiento deportivo y ahora que cursa la licenciatura en educación física, espera seguir aportando para transmitir un amor que durará toda su vida.

About The Author

Related Posts